SINTESIS NACIONAL

BREVES

¿Un Banco Central en manos de extranjeros?
El proyecto de reforma de la Carta Orgánica del Banco Central presentado por el Gobierno habilita que profesionales extranjeros se conviertan en directores de la entidad. La iniciativa legislativa forma parte de las exigencias previstas en el programa de financiamiento pactado con el Fondo Monetario Internacional. El texto que ingresó al Congreso hace siete días no solo elimina la obligatoriedad para que lxs directorxs cuenten con nacionalidad argentina sino que los exime de “gozar de reconocida solvencia moral”. Las exigencias del nuevo articulado se limitan a “tener probada idoneidad en materia monetaria, bancaria, o legal vinculada al área financiera”. El alcance de la propuesta oficial excede a la nacionalidad de las autoridades del BCRA. La normativa apunta a consolidar una matriz neoliberal en materia monetaria, cambiaria y financiera. La propuesta del Poder Ejecutivo elimina las atribuciones para regular el crédito y las tasas de interés que fueron adquiridas por la autoridad monetaria y cambiaria con la reforma de 2012.


Creció la inequidad en la distribución del ingreso en 2018
La distribución del ingreso se hizo menos equitativa durante 2018, con una mayor concentración en el 10 por ciento que más ingresos recibe (32,3 por ciento de los ingresos totales en el último trimestre del año, contra 31 por ciento del año anterior) mientras que el 10 por ciento de menores ingresos sólo participó del 1,6 por ciento del total de la torta (1,8 un año atrás). La estadística del Indec refleja el impacto regresivo en la distribución que tuvo una inflación del 47,6 por ciento, la desocupación que alcanzó en la última medición al 9,1 por ciento y un incremento también en la población por debajo de la línea de pobreza, que alcanzó al 32 por ciento. La brecha entre el 10 por ciento más rico (en términos de ingresos) y el 10 por ciento más pobre, se amplió entre el último trimestre de 2017 y el último de 2018, al pasar de una relación de 17 a 1 a otra de 20 a 1. La relación también empeoró (se hizo más desigual) si la comparación se hace con el cuarto trimestre de 2016, cuando la brecha era de 19 a 1, según la referencia del Indec sobre el ingreso promedio por decil.


La industria cayó 8,5% y la construcción cedió 5,3% en febrero
El Índice de Producción Industrial manufacturero (IPI manufacturero) se contrajo un 8,5% interanual en el segundo mes del año, indicó este jueves el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), dato que fue levemente mejor a lo esperado por analistas. Se trata de la décima caída consecutiva en la medición interanual. Sin embargo, en la comparación frente a enero pasado (en la medición desestacionalizada) el índice mostró una suba de 2,4%. Este índice muestra una retracción del 9,7% en el primer bimestre de 2019, agregó el INDEC. La industria de la construcción registró una baja del 5,3% en febrero en comparación con igual mes del año anterior, y llegó a los 6 meses consecutivos de contracción, según informó el INDEC.


La producción automotriz se desplomó 41,1% en marzo
La Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa) informó que en marzo se produjeron 29.227 vehículos, lo que significa una caída del 41,1% interanual y una baja del 10,5% respecto de febrero. Es la primera baja intermensual luego de dos meses con rebotes que habían entusiasmado al Gobierno con la posibilidad de que a fin de año la recesión hubiese encontrado piso. Como advirtieron varios economistas a LPO, el salto del dólar de marzo y la posterior suba de tasas afectó los tímidos "brotes verdes" del primer bimestre. De acuerdo a los datos de Adefa, en el primer trimestre se produjeron 76.692 unidades entre automóviles y utilitarios. Esto significa una fuerte caída de 30,7% en comparación con las 110.598 unidades que se fabricaron en los primeros tres meses de 2018.


Se reúne el directorio del FMI para aprobar un nuevo desembolso por US$ 10.870 millones
El directorio ejecutivo del Fondo Monetario Internacional se reúne este viernes para analizar los números de la economía argentina y aprobar un nuevo desembolso de 10.870 millones de dólares que llegarían en los próximos días al Tesoro. El board está formado por los directores ejecutivos de los países miembros, aunque pesa más el voto de las economías grandes como Estados Unidos. Ellos evaluarán el llamado staff report, el informe técnico que redactó el economista italiano Roberto Cardarelli, jefe de la misión que realizó la última visita a nuestro país para revisar la marcha del programa stand by firmado con el organismo. Con este dinero ya casi se alcanza la mitad de lo previsto en el acuerdo de 57.600 millones. El FMI otorgaría hasta diciembre, cuando se vence el mandato del presidente Mauricio Macri, 51.200 millones.


Duro discurso de Camaño en Diputados: “No podemos seguir cobrando tanto mientras no hacemos un carajo”
En una sesión caliente, en la que la oposición busca debatir un freno a los aumentos en las tarifas de los servicios públicos, un intento del oficialismo por levantar la reunión generó la ira de varios diputados, entre ellos la de Graciela Camaño, quien en duros términos cuestionó al Gobierno. “Todos los gobiernos, desde la democracia hasta acá, han abierto las puertas de este recinto. No podemos seguir cobrando ingentes sumas de dinero mientras no hacemos un carajo, porque el pueblo está con problemas, por si no se dieron cuenta. Esto que están haciendo ustedes hoy, que vienen haciendo desde hace tiempo, que es no permitir que el Congreso funcione, ¿no les da un poco de vergüenza? A mí sí me da vergüenza, nunca me pasó, porque venía acá y trabajaba.”, aseveró la diputada massista ante la ovación de buena parte de la oposición.


La UCR de la Provincia respaldó la continuidad de Cambiemos en apoyo de Macri y Vidal
“Los radicales de Buenos Aires tenemos la convicción de que Cambiemos es la fuerza política que nos garantiza consagrar valores republicanos esenciales”. Firma al pie de 50 de los 70 convencionales nacionales de la Provincia. La definición de este documento público establece una aproximación, temporal, a la tendencia mayoritaria para la eventual realización de la Convención. El cónclave, donde Buenos Aires lleva la mayor comitiva distrital, debe desarrollarse antes de la conformación definitiva de frentes electorales del 12 de junio. Hasta entonces, el radicalismo seguirá en estado deliberativo. El arco de resolución es variado: un sector propone –como el bonaerense- permanecer en la coalición de gobierno, sin mayores aditamentos.


Bronca en Cambiemos porque Monzó ayudó a la oposición a sesionar
Emilio Monzó se vistió de virtual aliado de la oposición para que la Cámara de Diputados tenga su primera sesión del año, con un temario de 78 proyectos elegidos por el PJ, el kirchnerismo y el massismo, todos incómodos para Cambiemos. Mauricio Macri y Marcos Peña prefieren que los recintos estén vacíos durante el año electoral y Monzó, para cumplir, ignoró los reclamos de la oposición para abrir el de Diputados, pero no consiguió evitar un pedido de sesión especial. Sólo podía frustrarse si no había quórum y así parecía suceder: pasada media hora había 127 bancas ocupadas, dos menos que las necesarias para comenzar. El excéntrico salteño Alfredo Olmedo, aliado en los papeles de Cambiemos, levantó la mano para pedir la palabra y finalizar la sesión, pero Monzó lo ignoró.


Arribas y Majdalani admitieron haber abierto bases de la AFI en el conurbano
Gustavo Arribas y Silvia Majdalani admitieron haber abierto bases de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) en el conurbano sospechadas de espiar a María Eugenia Vidal, durante una visita al Congreso que casi termina a las piñas entre el senador radical Juan Carlos Marino y el diputado kirchnerista Leopoldo Moreau. La cita fue en la bicameral de fiscalización de organismos de inteligencia, presidida por Marino. Fueron a dar explicaciones sobre la red de espionaje ilegal investigada por el juez de Dolores Alejo Ramos Padilla, por las que ya están detenidos el abogado Marcelo D'Alessio, los ex comisarios Ricardo Bogoliuk y Aníbal Degastaldi y Rolando "Rolo" Barreiro, los tres últimos con paso por la AFI en los primeros años de Cambiemos. Bogoliuk y Degastaldi, justamente, trabajaron en la base de Ezeiza, abierta y cerrada en la gestión de Macri. Majdalani explicó que fue creada para diseñar "un mapa del delito del conurbano", con la anuencia de María Eugenia Vidal y Cristian Ritondo. Y que la cerraron cuando cumplió su función.


VOLVER top

NOTAS

La CGT marchó con críticas por la economía y evalúa si llama a un paro. La Nación
Una masiva marcha de la CGT , en la que varias organizaciones apuntaron contra la política económica, la inflación y los despidos, derivó anoche en una situación de tensión: Agrupaciones de izquierda y movimientos sociales bloquearon la avenida 9 de Julio y la circulación del Metrobús para instalar un acampe frente al Ministerio de Desarrollo Social , pero fue rechazado por fuerzas policiales.
La incertidumbre dominó así el cierre de una jornada de protesta, cuyo epicentro había sido la movilización gremial, que marchó sin incidentes desde la plaza Miserere hasta el cruce de Avenida de Mayo y 9 de Julio, para exigir un cambio en el rumbo de la economía. Esta vez no hubo oradores, sino una foto grupal de los dirigentes de los sindicatos que convocaron a la movilización
Al llegar al Congreso, la cúpula sindical entregó un proyecto de emergencia alimentaria y de pymes, como eje del reclamo.
La marcha comandada por los dos jefes de la central obrera, Héctor Daer y Carlos Acuña, no llegó hasta la Casa Rosada. Sin embargo, los movimientos sociales y los partidos de izquierda que se habían convocado en el Obelisco sí lo hicieron.
Las dos CTA y los gremios más combativos agrupados bajo la figura de Pablo Moyano, también participaron de la jornada de protesta, pero marcharon por fuera de la convocatoria de la CGT, a la que presionaron para que fije la fecha de un paro nacional a fin de mes.
Ante el reclamo para convocar un paro general, Daer expresó: "Cualquier medida a futuro la vamos a plantear en consenso con todos los sectores. El objetivo primordial es generar una alternativa de gobierno que cambie este modelo económico de decadencia y de exclusión".
Por su parte, el número dos de Camioneros, Pablo Moyano, reclamó que "todo esto debe desembocar en un paro general en abril por 24 horas, consensuado con todos los sectores sindicales", y convocó a un plenario para el 11 de abril "en el que podría sumarse la CGT", para fijar la fecha del paro nacional.
Más temprano, Hugo Yasky , secretario general de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA), había manifestado que " hay una decisión tomada respecto de convocar en forma inmediata a un paro nacional, y espero que esto llegue a involucrar a la CGT. No está definida la fecha, pero tenemos la certeza de que debe ser en abril".
La masiva convocatoria de la CGT colapsó las calles del centro porteño, especialmente por el aporte de los gremios de Sanidad, Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN) y Obras Sanitarias, entre otros. Y se pudo ver encabezando la marcha, junto a Daer y Acuña, a varios dirigentes sindicales, como al histórico titular de Comercio, Armando Cavalieri. Otros dirigentes permanecieron en las columnas de sus propios gremios, como el jefe del sindicato de Obras Sanitarias, José Luis Lingeri.
También sumaron el Frente Sindical para el Modelo Nacional (Fresimona), encabezado por el propio Moyano, junto a Sergio Palazzo (Asociación Bancaria) y Ricardo Pignanelli (Smata), en el cruce de las avenidas Entre Ríos y Belgrano. Y las dos CTA, que se juntaron en Yrigoyen y Virrey Cevallos.
"Nuestro diálogo con todos los sindicatos es fluido y constante, y así continuaremos trabajando para mejorar las condiciones colectivas de trabajo", declaró, en tanto, el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, al destacar la relación de los gremialistas con el Gobierno. Sobre el reclamo de la CGT, opinó que "la marcha es un derecho legítimo de los trabajadores. Aunque el Gobierno no considera que la huelga sea un buen instrumento de solución de conflictos".
La protesta, que se realizó sin incidentes, cargaba con el estigma de lo que sucedió el 7 de marzo de 2017, cuando la cúpula de la CGT fue silbada y abucheada por una multitud y debió huir en medio de un clima hostil. Ese día, ninguno de los integrantes del triunvirato de mando pudo finalizar su discurso callados por quienes le gritaban "poné la fecha [del paro] la p... que te parió".
Previamente a la protesta de ayer, la CGT publicó una solicitada en varios medios nacionales, en la que fundamentó las razones de la movilización.


Sica: "No consideramos que la huelga sea un buen instrumento de solución de conflictos". InfoGremiales
El ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, señaló que la marcha realizada "es un derecho legítimo que tienen los trabajadores", pero sobre el posible paro generar dijo que "no es un buen instrumento de solución de conflictos".
05/04/2019 02:52:00
"Esta marcha que están realizando es un derecho legítimo que tienen los trabajadores. Desde el Gobierno Nacional no consideramos que la huelga sea un buen instrumento de solución de conflictos", diferenció el funcionarios acerca de la movilización y del eventual paro.
Al respecto, Sica dijo que el "diálogo con todos los sindicatos es fluido y constante", y que continuará "trabajando para mejorar las condiciones colectivas de trabajo".
Con respecto a las negociaciones salariales, el ministro señaló que "cada sector negocia en función de lo que es su expectativa respecto de la inflación, también a su nivel de actividad, la capacidad de cada sector para absorber los mayores costos y cuál es la mirada que están teniendo respecto de la actividad".
"Lo que vamos a ver es bastante heterogeneidad en función de lo que es la característica de cada sector. A modo de ejemplo, hay paritarias que cerraron en 23% por un año con revisión a seis meses. Otras que cerraron en 23% pagando de una vez y haciendo una revisión en julio", completó en declaraciones radiales.
Recordó que "la mayoría de los acuerdos que se firmaron tienen cláusula de revisión cada seis meses", ya que "muy pocos pusieron trimestral".
"Una cláusula cada seis meses le da garantías tanto al sector empresarial como al trabajador con respecto a cuál es la defensa del salario y cuál es el impacto que tiene en su estructura de costos", evaluó.


Tras la tensión, el Gobierno hizo una propuesta y los piqueteros levantaron el acampe en el Centro porteño. Clarín
Los manifestantes estuvieron cinco horas frente al Ministerio de Desarrollo Social, cortaron la 9 de Julio y se cruzaron con la Policía. Ahora acordaron reunirse con las autoridades el martes.
Organizaciones sociales que intentaban montar un acampe frente al Ministerio de Desarrollo Social resolvieron esta noche suspender la protesta a la espera de una reunión que tendrán el martes con las autoridades de la cartera que encabeza Carolina Stanley.
"Vamos a levantar el acampe porque nos prometieron que vamos a tener una reunión el martes", confirmó a Télam Silvia Saravia, referente de la agrupación Barrios de Pie, uno de los grupos que junto al Polo Obrero motorizaban esta medida.
Durante la tarde, en tanto, se vivieron momentos de tensión en el Centro porteño, donde integrantes de las organizaciones sociales cortaron la avenida 9 de Julio -incluido el Metrobús- y se cruzaron con la Policía de la Ciudad.
Todo comenzó pasadas las 17, cuando miembros del Polo Obrero, Barrios de Pie, CTEP y la Corriente Clasista y Combativa (CCC) llegaron a la puerta del Ministerio de Desarrollo Social e interrumpieron de forma total el tránsito sobre la Avenida 9 de Julio.
Rápidamente, efectivos de la policía porteña armaron un cordón para impedir que instalaran carpas en el lugar, ya que el objetivo de los manifestantes era realizar un acampe para reclamar por la emergencia alimentaria.
En ese momento, se produjo un enfrentamiento que incluyó balas de goma y gas pimienta. En tanto, una mujer fue demorada varios minutos por intentar impedir que los efectivos secuestraran las carpas y las bolsas de dormir, entre otros materiales.
"Como consecuencia de los embates de los manifestantes, personal policial utilizó material de estruendo y gas comprimido. Una mujer de 55 años resultó demorada y de manera preventiva fue asistida por SAME por control clínico sin traslado", consignó un comunicado del Ministerio de Seguridad de la Ciudad.
Silvia Saravia, de Barrios de Pie Libres, sostuvo que quieren discutir con el Gobierno "la entrega de alimentos a comedores y merenderos, que es irregular. Ahora llega la mitad de leche que en diciembre y ya no es mensual como se habían comprometido. Por otro lado, hay que abrir programas de salario social complementario. Hay mucha gente que se acerca a pedir ese ingreso".
Por su lado, Gildo Onorato, de la CTEP, manifestó su esperanza de que "(Mauricio) Macri y (la ministra Carolina) Stanley entiendan que es necesario recomponer los ingresos de los trabajadores de la economía popular; el precio de los alimentos aumentó, el hambre y la pobreza crecen y no hay trabajo".
Más temprano, gremios integrantes de la CGT, ambas CTA y los propios movimientos sociales se habían reunido en distintos puntos de la Ciudad y marcharon hacia el Centro porteño "en defensa de la producción, el empleo y la industria nacional", y "en rechazo del modelo económico".
Rodolfo Daer, del sindicato de la alimentación (STIA), confirmó que los gremios industriales y las pequeñas y medianas empresas se reunirán otra vez en la CGT luego del fin de semana de Pascuas para analizar la situación y decidir "los pasos a seguir".


Peña se reunió con los obispos y hablaron sobre la "delicada situación del país". La Nación
El jefe de Gabinete, Marcos Peña , pidió una reunión a las máximas autoridades de la Iglesia, y fue recibido esta mañana por la conducción del Episcopado, el obispo Oscar Ojea y el cardenal Mario Poli, en medio de "los desafíos que presenta la situación actual del país", que los obispos consideraron "delicada".
El encuentro fue a agenda abierta, con el propósito de "compartir miradas sobre la situación social", según confiaron fuentes del Gobierno. La reunión se prolongó durante una hora y media en la sede del Episcopado, en un clima cordial, en el contexto de un año electoral y semanas antes de la visita que todos los obispos del país harán al papa Francisco, en Roma.
En su visita al Papa, que harán en tres turnos entre el 28 de abril y el 18 de mayo, los obispos llevarán un informe sobre el estado general del país y presentarán la situación que afronta cada diócesis. Se estima que por ese motivo el Gobierno quiso acercarle a la conducción del Episcopado "información de primera mano" sobre cómo ve el Gobierno el proceso económico y la situación política y social. Hubo coincidencias, además, en la necesidad de promover las vías del diálogo.
Peña, que se había reunido con los obispos en octubre del año pasado, concurrió acompañado esta vez por el secretario de Culto, Alfredo Abriani. Además de Ojea y Poli estuvo el secretario general del Episcopado, el obispo Carlos Malfa. No se difundieron fotos del encuentro.
"Fue un encuentro muy fructífero y positivo. Hubo coincidencias en el diagnóstico de la situación social y los esfuerzos que se hacen para superarla, así como en la necesidad de insistir en la importancia del diálogo", evaluaron en esferas oficiales, en diálogo con LA NACION,
Los obispos explicaron en un comunicado que el jefe de Gabinete compartió "un amplio informe sobre la situación del país, expresando la necesidad del diálogo para afrontar los desafíos que presenta la situación actual".
En ese sentido, el Episcopado informó que conversaron con Peña sobre las "condiciones y actitudes que siempre se requieren para un diálogo fructífero y auténtico: más aún por la delicada situación del país en esta coyuntura". En la visión de los obispos, la alusión a una situación "delicada" se sustenta en el crecimiento de la pobreza y del desempleo, explicaron fuentes eclesiásticas.
"La mayor coincidencia entre el Gobierno y la Iglesia fue compartir la necesidad de seguir trabajando en el diálogo y dar en el país los debates estructurales que se necesitan, sin mezquindades y sin oportunismos, a partir de un diagnóstico genuino", explicó a LA NACION una fuente del oficialismo.
Hablaron, además, sobre el avance del combate al narcotráfico y los obispos advirtieron sobre la necesidad de incrementar el presupuesto destinado al sostenimiento de los centros que trabajan para la recuperación de los jóvenes en situación de adicciones.
Fuentes de ambos sectores informaron, además, que no se habló de las especulaciones sobre una eventual visita de Francisco a la Argentina.
Sí se tocó en la reunión el tema de la próxima beatificación del obispo Enrique Angelelli y los mártires riojanos, que un delegado del Papa -el cardenal Ángelo Becciú- presidirá el 27 de abril en La Rioja. A esa celebración fue invitado el presidente Mauricio Macri, pero lo más probable que concurra en su representación la vicepresidenta Gabriela Michetti, acompañada por el secretario de Culto.
Al mediodía, el canciller Jorge Faurie y Abriani compartieron un almuerzo con el nuncio apostólico, monseñor León Kalenga Badikebele, de origen congoleño.


Macri rechaza el Plan V: "Vidal tiene que ser gobernadora de la provincia". LPO
El presidente le marcó la cancha a la gobernadora en una conferencia de prensa. Dijo que aún no está definido que un radical vaya de vice.
Mauricio Macri salió a negar en persona que María Eugenia Vidal pueda integrar una fórmula presidencial y le advirtió ante las cámara que "tiene que ser gobernadora de la provincia".
Luego de semanas de especulaciones sobre el Plan V de la Rosada para llevar a Vidal en lugar de Macri por su caída en las encuestas, el presidente dio una conferencia de prensa en Entre Ríos y descartó esas versiones.
Ante la pregunta de un periodista que lo consultó sobre la posibilidad de llevar a Vidal en la fórmula presidencial o en su defecto a un radical, Macri dijo que por la vicepresidencia "aún no hay nada definido", pero le dejó un claro mensaje a la gobernadora, disfrazado de elogio.
"Es tan buena que la queremos poner en todos lados pero ella tiene que ser gobernadora de la provincia", remarcó.
De esta manera, el propio presidente debió salir a confirmar su propia candidatura. Como reveló LPO, las dudas sobre la candidatura de Macri llegan incluso a su mejor amigo, Nicky Caputo, que le recomienda no ir por la reelección. En ese contexto es que en los últimos días volvió a sonar con fuerza la idea de que la boleta la encabece Vidal, algo que los radicales ven con buenos ojos.
Macri tuvo que irrumpir en el retiro del gabinete de Vidal en Chapadmalal para confirmar que es el líder del oficialismo y a los dos días hizo filtrar a Clarín que ofrecería la vicepresidencia a la UCR, en otro intento por blindar su candidatura.
Pero esa negociación no será unilateral y por eso el presidente tuvo que bajarle el tono a la orferta al decir desde Gualeguaychú que no hay nada definido. Curiosamente fue esa misma ciudad entrerriana donde los radicales acordaron apoyarlo para la presidencia en 2015.
Ahora los radicales, que se enteraron por los diarios que les ofrecerían la vice, no confirmaron su presencia en un encuentro que en principio se iba a hacer el lunes próximo pero ya fue postergado.


La oposición logró quórum, pero Cambiemos bloqueó tratamiento de los principales proyectos. Ámbito
La oposición en la Cámara baja logró sentar a 130 diputados pero no obtuvo la mayoría especial de dos tercios para la aprobación de los 78 proyectos que llegaron al recinto sin dictamen.
Con lo justo, la oposición en la Cámara de Diputados consiguió el quórum que necesitaba para abrir la sesión especial y habilitar en el recinto el tratamiento de una batería de proyectos incómodos para Cambiemos, pero no logró las mayorías especiales de dos tercios que necesitaba y el oficialismo fue bloqueándolos uno a uno.
La sesión comenzó caliente con una cuestión de privilegio de la jefa de la bancada del Frente Renovador, Graciela Camaño, contra el presidente de la Cámara de Diputados Emilio Monzó, ante un intento de someter a votación una moción de Cambiemos para levantar la sesión. “No permitir que el Congreso funcione, ¿no les da un poco de vergüenza?”, lanzó la legisladora.
La sesión se habilitó a las 12:20 con la presencia de 130 diputados sentados en sus bancas: pese a esto, las chances de aprobar proyectos eran escasas ya que requerían de una mayoría especial de dos tercios de los votos, ya que ninguno tenía dictamen de comisión.
El oficialismo bloqueó el tratamiento de la exención del pago del impuesto a las Ganancias para jubilados, el debate debate de los proyectos para retroatraer tarifas y el boleto educativo.
"La gente no aguanta más y el Congreso debe asumir la responsabilidad", sostuvo el jefe de la bancada del FpV, Agustín Rossi, al defender el proyecto contra los aumentos de tarifas de los servicios públicos, que no pudo ser tratado por falta de las mayorías requeridas.
En este sentido consideró que "las tarifas no pueden aumentar más allá de lo que aumenta el salario" y consideró que "hay que congelar las tarifas este año y retrotraerlas a los valores de 2018".
En tanto, Felipe Solá de Red por Argentina advirtió que el Gobierno montó una "estafa energética" y consideró que más que una "política económica" lo del oficialismo "es un afano".
"En la sesión especial, que hoy solicitamos, hay unos 80 proyectos, de los cuales 34 tratan temas referentes a las tarifas de los servicios públicos y que no tienen dictamen porque el oficialismo clausuró de hecho las comisiones. Tuvimos que venir a tratarlos al recinto. No nos dejaron otra opción".
"El Gobierno creó la idea de una profunda crisis energética con el único objetivo de meter miedo y declarar la emergencia energética en diciembre de 2015. A partir de entonces hubo piedra libre para que sus amigos pudieran tener un sendero de expansión de tarifas seguro, dolarizado y que fuera más allá de cómo le iba a ir a la Argentina", resaltó Solá.
Respecto a los proyectos de exención del impuesto a las Ganancias a los jubilados, desde el FpV-PJ, Luana Volnovich sostuvo que “el Congreso tiene que definir un régimen específico de Ganancias para los jubilados, diferenciado del de los trabajadores”.
Desde la misma bancada, José Luis Gioja sostuvo que “el Poder Judicial necesita una ley para instrumentar una medida que beneficie a los jubilados”, al tiempo que remarcó: “Necesitamos mejorarle la vida a un sector social de la Argentina que ha sufrido mucho”.
A continuación, la diputada del Frente Renovador Mirta Tundis aseguró que “es importante legislar en este sentido para darles respuestas a nuestros mayores”, ya que "es un deber constitucional elaborar leyes equitativas".
El temario comprendía en total 78 iniciativas, entre las cuales se destacaban también la emergencia en violencia de género y alimentaria en todo el país.
La convocatoria, impulsada por los bloques opositores del Frente para la Victoria-PJ, a cargo de Agustín Rossi; el Frente Renovador, que encabeza Graciela Camaño, y el Justicialismo, presidido por el salteño Pablo Kosiner, coincidió con la movilización que realizaron distintas organizaciones sindicales en contra del programa económico del gobierno nacional.
Nuevos Diputados en la Cámara
Al comienzo de la sesión, juraron como nuevos diputados Mónica Leticia Schlotthauer del Frente de Izquierda y Bernardo José "Pepe" Herrera del Frente Cívico por Santiago.
Schlotthauer, del partido Izquierda Socialista, asumió el cargo en reemplazo de Nathalia González Seligra (PTS), quien renunció el 10 de marzo a su banca en observancia a la política de rotación de bancas del Frente de Izquierda.
La flamante diputada juró por "la memoria de los 30 mil desaparecidos y desaparecidas", por "la lucha de las mujeres en todo el mundo", por "el aborto legal, seguro y gratuito" y por "un gobierno de trabajadores y el socialismo".
Herrera asumió la banca en reemplazo de Hugo Infante, el diputado santiagueño fallecido el 30 de diciembre del año pasado.
En cambio, no juró en esta sesión (la primera del año) el ex legislador porteño Jorge Garayalde para completar el mandato de Anabella Hers Cabral (Pro), quien renunció para asumir en el Consejo de la Magistratura porteño.


Lavagna se desmarcó de Massa y metió ruido en Alternativa Federal. Clarín
El ex ministro habló de proyectos distintos y volvió a descartar una interna. El acuerdo se va desdibujando, dijo.
Roberto Lavagna jugó una carta brava. Renegó de los modos de Sergio Massa, lo acusó de "partidista" y, en una coreografía osada, planteó distancia porque está en "un proyecto distinto".Hasta acá, el economista repetía en público y privado que no nada haría contra Massa. La tregua se astilló. Aunque en la mesa chica lavagnista lo minimizan, fue un brote luego de que el tigrense reclamó primarias.
El martes, en su relanzamiento presidencial, Massa dijo que las listas de Alternativa Federal (AF) deben resolverse vía PASO, metralla tele dirigida a Lavagna que milita el formato del consenso.
"El acuerdo (con Massa) se va desdibujando", alertó Lavagna. "Uno es de una interna de un sector de un justicialismo; el otro, en el que estoy trabajando, es formar consensos para gobernar", dividió la cancha el ex ministro.
Hay una breve protohistoria. El viernes pasado, Marco Lavagna y Rodolfo Gil, cancilleres del economista, estuvieron en una juntada de AF, mesa donde se sientan delegados de Massa, Miguel Angel Pichetto y Juan Manuel Urtubey, además de referentes provinciales.
El hecho fue leído de manera lineal: Lavagna empezó a moverse como postulante autónomo. En la charla se tocó el punto crítico de las PASO. "Roberto quiere poner un paraguas sobre el tema candidatos, otros no", dijo a Clarín un lavagnista.
El miércoles a la noche, en una cena con intendentes del PJ bonaerense, Massa dijo que su impresión era que Lavagna no llegará a ser candidato. Le hablaron de una potencial candidatura a gobernador: "Muchachos, soy candidato a presidente", contestó el tigrense.
A esa hora, en un hotel porteño, se juntó la mesa de Alternativa Federal. Hubo enviados de todos los grupos menos del lavagnismo. Se tradujo, entre los presentes, como una queja por el discurso de Massa. Horas después, por radio, el tigrense habló. "Es tiempo de sumar para ganarle a Macri. Tolerar opiniones distintas, crecer en la diversidad y construir una nueva mayoria".
A su lado, para no romper puentes, hablaban del "enorme activo que son Roberto y Marco" para Alternativa Federal. Diego Bossio, jefe de campaña de Massa, lo sintetizó: "Massa y Lavagna van a estar en el mismo espacio". En la otra orilla, al lado del ex ministro recitaron la misma poesía. "Puede haber algún chisporroteo pero al final van a confluir".
El ruido no es la confluencia sino cómo se ordena el espacio. El massismo cree que la espuma Lavagna bajó mientras éste mueve, día a dia, alguna pieza que lo certifica como candidato.
En unos días se mudará de sus oficinas históricas sobre Carlos Pellegrini a un búnker más grande. Dio otro paso en esa dirección: bendijo a Leonardo Madcur, que fue secretario de Coordinación Económica durante su gestión ministerial, para que coordine los equipos económicos.
Y un tercer dato táctico. Un equipo externo empezó a trabajar sobre uno de los flancos más débiles del economista, el desconocimiento que existe en los sectores sub 30 sobre la existencia y el desempeño del ex ministro durante el gobierno de Néstor Kirchner.
A ese universo se lo aborda, básicamente, vía redes sociales y según confiaron a Clarín desde el entorno del economista, se está trabajando un esquema para "acercar" a Lavagna a ese universo electoral.


VOLVER top

TEMAS

El Gobierno, entre " comprar paz " o ir a fondo contra los sindicatos. La Nación
Por Nicolás Balinotti
Hace algunas semanas que el borrador de un decreto presidencial que beneficiaría a las obras sociales sindicales con más fondos y la creación de una agencia médica para blindarlas de eventuales reclamos judiciales circula con destino errante entre varios despachos oficiales. El expediente quedó apilado en la Secretaría de Legal y Técnica a la espera de la firma de Mauricio Macri, aunque sin visos de que vaya a ser aprobado. La masiva movilización que encabezó este jueves la CGT, con reclamos en todo el país para forzar un cambio de rumbo económico, dificulta aún más el avance de la norma. Sin embargo, un influyente dirigente gremial con llegada a la Casa Rosada, pronosticó que el decreto sobre los obras sociales "es inminente". Y arriesgó: "Sale mañana [por hoy] o el lunes".
¿Cuál es el interés gremial en ese decreto? Por un lado, una resolución habilitaría a la Superintendencia de Servicios de la Salud a agilizar el reparto de fondos a las prestadoras médicas sindicales, ya que el organismo dispondría en mano de los 8000 millones de pesos que la Obra Social de Ejecutivos ( OSDE) le pagó al Estado por una vieja deuda. En 2016, también como atajo para frenar un paro de la CGT, Macri acordó con los gremios el lanzamiento de la Cobertura Universal de Salud, cuyo financimiento, en parte, se pactó que sea con el dinero del juicio ganado a OSDE. En la CGT fantasean que esos $8000 millones podrían ingresar al circuito de sus obras sociales antes de fin de mes.
El otro punto de interés de la normativa es la cración de la agencia médica. que tendrá como uno de sus objetivos reducir los amparos judiciales que disponen la cobertura de servicios médicos no cubiertos por el Programa Médico Obligatorio (PMO). Para los gremios sería un alivio ante la ola de demandas de beneficiarios insatisfechos.
El Gobierno está entonces en una encrucijada. No definió si continuará la negociación con los gremios para "comprar paz" y evitar un paro, que sería el quinto contra la gestión de Macri, o dinamitar el vínculo y ubicarse en la vereda de enfrente de los sindicatos, sabiendo que esa lógica podría darle algún rédito electoral teniendo en cuenta el perfil del votante más fiel de Cambiemos. Ambos caminos se vislumbran riesgosos. La demostración de fuerza de la CGT, con una movilización masiva pero que evidenció la fractura interna y las dispersiones, no resultó un completo desahogo para algunos sectores que empujan por otra huelga general. El sector disidente, que se referencia con el liderazgo de Hugo Moyano, desafiará la semana que viene a Héctor Daer y Carlos Acuña, los dos jefes que están a cargo de la central obrera, con un llamado a las regionales del interior para avanzar hacia un paro. El moyanismo propondrá el 30 de abril como fecha alternativa. Se sumarán a ese reclamo las tres vertientes de la CTA, los movimientos sociales y hasta la izquierda sindical.
La cúpula de la CGT salió airosa de la movilización, que avanzó sin incidentes ni reproches para los dirigentes, quienes esta vez reforzaron la seguridad con patovicas y hasta barrabravas para evitar algún amedrentamiento de los militantes de izquierda. "Es más fuerte que diez paros juntos", dijo Daer, en una suerte de balance de la jornada de protesta. Y no eludió la presión de los otros espacios sindicales para forzar una escalada: "¿Quién dijo que no vamos a avanzar en un paro?".
El mensaje de Daer esconde una intención: mantener vivas las conversaciones con el Gobierno, aunque también dar señales de que si no prosperan los acuerdos sellados con las obras sociales se avanzaría hacia una huelga.
En el ajedrez sindical no todos están de acuerdo en ir a un paro. José Luis Lingeri, jefe de Obras Sanitarias y el articulador con el Gobierno por los reintegros a las obras sociales, fue uno de los pocos que planteó abiertamente su rechazo. Coinciden con él los referentes de "los Gordos", otro de los bastiones dialoguistas. La incógnita, como siempre, son hoy los gremios del transporte, que envían constantes señales ambiguas.


La politización del paro. Pàgina12
Por Luis Bruschtein
Dentro del Congreso, el Gobierno perdía por goleada. Fuera, miles de trabajadores se convocaban para repudiar la política económica. Dos escenarios de fracaso para el macrismo. Una señal o un adelanto ya en pleno proceso de campaña electoral.
Otras veces, con el respaldo de los bloques opoficialistas, el macrismo había logrado dejar sin quórum a la oposición. Gracias a esas alianzas, pese a ser minoría, fue amo y señor del Parlamento. Pero esta vez, los bloques opoficialistas, presionados por una crisis que no decae, fueron con la oposición. Hubo quórum y la alianza pro-ucr-coalicionistas tuvo que regresar para recibir un cachetazo atrás de otro en una sesión donde se discutió la estupidez inflacionaria de imponer tarifas dolarizadas.
En ese momento, afuera se producía otro escenario de descalabro para el oficialismo. La Plaza del Congreso se traga todos los actos. Es esquiva y cuando la convocatoria no es buena, lo pone muy en evidencia.
Cualquiera pensaría que es como la Plaza de Mayo, pero es mucho más grande. No hubo esa sensación en el acto convocado por las centrales de trabajadores formales e informales contra la política económica, que se concentraron allí para entregar un documento para declarar la emergencia alimentaria y de Pymes y después siguieron hasta el Obelisco. La plaza se encogió, no sobró nada, fue más masivo de lo que esperaban algunos de los organizadores. Y se repitió en las principales ciudades del país con la misma contundencia.
Esa fuerte convocatoria, la masividad de las columnas gremiales y hasta la presencia de muchos trabajadores por la propia, algo inusual en los actos de las centrales obreras, contradijo el argumento de dirigentes de la CGT que se oponen la realización de un paro nacional. El argumento es que no hay clima en las bases. Como si la gravedad de la crisis no tuviera un impacto lo suficientemente fuerte en esas bases que observarían con malestar pero sin bronca la inflación descontrolada, la caída de sus salarios, y el aumento brutal del transporte, los servicios y los alimentos.
El acto evitó la Plaza de Mayo, que es el lugar más representativo por su interlocución con la Casa Rosada. No hubo discursos y tampoco se levantó un escenario. Fue más bien una expresión masiva de repudio. Si se quiere, fue un acto moderado en comparación con otras protestas que se realizaron aún en situaciones menos graves.
Es un debate en el movimiento obrero. Todos coinciden que no se puede convocar a un paro nacional de la noche a la mañana. Que una acción de este tipo necesita preparar el clima, calentar motores. Porque, como sucede en todos los procesos de cierres y quebrantos de empresas, con la consecuente desocupación, el temor a perder el trabajo se convierte en la principal preocupación.
La CTA y el Frente Sindical que agrupa a la Corriente Federal y los gremios más grandes de la industria plantean la realización del paro general para este mes. La mesa de la CGT es más reticente. Pero el acto fue la demostración más indiscutible del clima en las bases. La principal consigna siempre fue contra el presidente. Pero la que le seguía era la del paro nacional.
Las respuestas de los manifestantes interpelados en la marcha, algunos de ellos miembros de los sindicatos que están representados por la cúpula de la CGT, incluso de los barrionuevistas, pedían que se profundice la protesta y la realización de un paro. En general, en las respuestas, los trabajadores hablan de recuperar “todo lo que perdimos en estos años”. Hay una referencia implícita al gobierno anterior.
En la cúpula de la CGT se quiere evitar lo inevitable: que el paro se politice porque ya empezó el año electoral. Pero la responsabilidad en este caso no es del que convoca, sino del que creó las condiciones para que esa convocatoria sea inevitable. La responsabilidad por el paro no sería de la CGT, sino de un gobierno que a consciencia desarrolló una estrategia de distribución regresiva del ingreso. O sea: le quita a los trabajadores para transferir esa riqueza a un sector que ni siquiera es la patronal que le da trabajo.
La preocupación de la CGT es que la convocatoria a un paro pueda ser presentada como un acto partidario de la oposición. Es un argumento débil, porque al gobierno no le interesó nunca si sus medidas económicas eran tomadas como antiobreras.
El gobierno macrista-radical-coalicionista nunca se propuso ser neutral. No hay lugar a confusión. Desde el primer momento definió su concepción darwinista de la economía que resulta letal para los sectores de menos recursos, incluyendo a los trabajadores. En ese contexto, las relaciones laborales están politizadas desde que asumió Macri, en contra de los trabajadores.
La preocupación de que se pueda “politizar” un paro nacional expresa una ingenuidad que no caracteriza a los dirigentes de la CGT. Las relaciones laborales están politizadas de siempre. Y el paro nacional tendrá ese contexto de politización aguda en el marco de una política económica de exterminio.


VOLVER top